Objetos aleatorios encapsulados en clave arqueológica y que no mantienen ninguna relación aparente entre ellos, cuestionan su procedencia y su intención. Contenedores precarios y pesados dan cuenta de estas acciones arbitrarias de salvaguardar instantes que se representan a partir de fragmentos intrascendentes y sin historia evidente.