El titulo de la muestra es una declaración de intenciones con la que el artista rompe a nivel formal con su producción anterior. En Manifiesto y Ruina, la yuxtaposición de materiales se caracteriza por el contraste entre materialidad rugosa en la que se pueden ver rastros del proceso de fabricación y la suavidad de los tejidos sintéticos.


Empleando diferentes métodos de construcción, Felipe García Salazar utiliza con frecuencia hormigón, acero y tuberías como materiales para crear sus esculturas e instalaciones. Su obra remite al minimalismo, sin embargo el confronta la estética de este estilo con un concepto de escultura basado en la observación y la acción.


Felipe captura el momento transitorio en el cual la falta de uso crea una tensión entre forma y función para poner en juego las contradicciones identitarias de los elementos escultóricos.